Páginas vistas en total

miércoles, 22 de octubre de 2014

Sabor agridulce

Como llevo haciendo desde hace tiempo, en todos mis cumpleaños subo dos entradas, en una me veis de el más feliz del mundo, pero en la otra me pongo muy triste y creo que todos vemos que cruel tiene que ser el destino para conseguir arrebatar la vida a una pobre chica de 16 años, que hoy mismo cumpliría 23, encima no es solo el destino, aunque ya lo dije en otra entrada, ese accidente se podría haber evitado, no debería haber ocurrido de ninguna de las maneras.

Bueno voy a resumir un poco la historia y voy a hablar después de cosas nuevas de este tema que ya hablé el año pasado.
Era la noche de San Juan del 2007, mi prima Celeste salía con sus amigas de fiesta, estuvieron un rato por ahí y se fueron a un sitio que a ellas les gustaba mucho, para ellas fue una decisión normal, pero no deberían de haber ido. Era un sitio donde  se veía un barranco, y comenzaron a intercambiar música por el móvil, se ve que de momento hay un desprendimiento y mi prima cae unos 15 metros al fondo del barranco, con heridas internas muy graves, se supone que esa parte debería estar vallada o al menos protegida, porque ninguna de ellas en ningún momento se acercó más de 10 metros al fondo del barranco, y entonces ocurrió eso. Yo creo que ellas estaban a una distancia bastante lejana  para que hubiera un desprendimiento, a no ser que fuera por algún error de seguridad, yo creo que el gobierno debería de saber que  esas zonas son muy peligrosas y que hay que asegurarlas y sobre todo poner verjas o  como mínimo establecer un perímetro de seguridad.
Bueno a lo que iba, la ambulancia y los bomberos llegaron enseguida, pero tuvieron que esperar 1 hora a que llegara el camión de bomberos con una escalera suficientemente larga para acceder donde estaba ella, pero tampoco creo que sea más importante 3.000 euros que la vida de una persona de 16 años, de verdad costaba tanto enviar un helicóptero medicalizado, desde alicante son 5 minutos.

Al menos yo creo que hubiera sido posible salvarle la vida si se hubiera tomado la molestia de avisar por radio a un helicóptero, y después de subirla la llevaron al hospital, y cuando estaba dentro de la ambulancia que habían pasado como mínimo  2 horas desde el accidente llamaron a mi familia, justo cuando estaba muy grave.

Pero lo más gordo es que mi padre al día siguiente bajó al barranco por un sitio dando un rodeo en 10 minutos a las 6 de la mañana y encontró sus gafas y su móvil. Bueno más o menos ya sabeis lo que pasó. Una cosa admiro por encima de todo de mis tíos y es como han llevado siempre este tema, sabiendo yo que para ellos es muy difícil es estar contentos el día del cumpleaños de su difunta hija, 22 de octubre, mismo día que el mío, pero ellos siempre han hecho el esfuerzo de  ayudarnos a salir adelante y no quedarse atascados en este tema.

Creo que mis tíos hacen un esfuerzo inhumano para celebrar mi cumpleaños y no ponerse a llorar o ponerse triste. Le estoy muy agradecido y que sepan que cuentan con el apoyo de toda la familia para lo que necesiten y nunca van a estar solos en este tema, ya que Celeste era un miembro muy querido en la familia.
Pero hay que salir adelante, y seguro que si Celeste estuviera aquí estaría orgullosa de sus padres, de como no se vinieron abajo.
Celeste nunca te olvidaremos.
Un beso y  un abrazo muy grande. Toda la familia te quiere mucho.
Hasta la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario