Páginas vistas en total

sábado, 19 de octubre de 2013

Un día por el fútbol en la fe

Ayer estuve en Valencia, en el Hospital la Fe, porque teníamos revisión.
En ese hospital pasé el mejor y el peor momento de mi vida, con solo un día  de intervalo entre  ellos.
Después de operarme me desperté en la UCI y vinieron y me dijeron que todo había salido bien y que podía jugar al fútbol sin problemas.
Hay la alegría fue inmensa, pero al día siguiente vinieron a hacerme el electro y me dijeron que volvía a tener wolf-parkinson-white , fue un martillazo tremendo, pero me recuperé de él.
Hoy, 6 meses después volví a la Fe para una revisión y vi a los doctores en que confié tanto y que puse mi futuro de jugar al fútbol en ellos.
Vi a uno de los tres cirujanos que habían en aquel quirófano en su momento y que hicieron posible mi sueño.
También vi a una señora que me recordó en aquel momento a la gente que me hace cada día salir, y ella me dio la garra, la fuerza y el empuje para salir ahí fuera y junto a los médicos darle una machada a la malformación de el corazón, así que fui ahí y sin que me temblara la voz, acepté ir al clínico para volver otra vez, dentro de 3 o 4 meses, pero esta vez para hacerlo con clio-ablación, y esta vez con toda la fuerza del mundo, seguramente se haga posible que pueda jugar en un equipo de fútbol y que pueda hacer vida como todos mis compañeros, sin pastillas del corazón, poder jugar en un club de fútbol, correr hasta que no pueda más.
Esta noche, ni mi madre ni yo nos hemos quedado durmiendo.
Ella porque quería que todo saliera bien y con la alegría de que me vuelvan a operar, pero por otro lado la preocupación de que pase algo malo y que no se pueda hacer otra vez, o que no se cierren bien las heridas.
Pero lo que hay que pensar es que no volverá a pasar lo de que no se me cure.
Habrá gente que no habrá llegado a esta parte porque no sabía de que hablo, así que para quien no sepa de lo que estoy hablando yo tengo un síndrome que se llama wolff-parkinson-white.
El síndrome es que tengo una vía accesoria por donde baja la corriente eléctrica del corazón más rápido y hace que se me  suban las pulsaciones del corazón.
Si queréis una explicación más detallada ir a este  enlace.
Mi tío va a correr el tres de noviembre una maratón y en su dorsal va a llevar "ánimo  Nicolás"
Ahora y para despedirme no puedo hacer otra cosa que no sea agradecer profundamente las visitas y el apoyo que está teniendo este blog.
En honor a vosotros va esta canción.
                                                                               Mucho Elche y 
                                                                                 GRACIAS

4 comentarios:

  1. Me alegro mucho de que todo se vaya solucionando Nicolas. Nunca hay que perder la esperanza!!! Muchos besos a ti y a tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es verdad, no perderé la esperanza.
      Gracias

      Eliminar
  2. Hola Nicolás, confía en los médicos y en esas ganas enormes que tienes de poder jugar al fútbol. Dicen que si deseas mucho mucho muchísimo una cosa al final se cumple... así que no te desanimes.

    Y no dejes de escribir ¿vale?
    Me ha encantado tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confiare en ellos porque para algo tienen una carrera.
      Mi madre me ha dicho que eres escritora, me alegro de que te guste el blog y leeré algunos de tus libros.
      Eso si voy a ser sincero, te dire lo que me ha parecido.
      Nos vemos!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar